Nadal

Nadal

Can Nadal de la Boadella fue fundada a principios del siglo XVI. El pergamino firmado por el notario Francesch Berthomeu 1510 certifica la propiedad de la finca a nombre de Pedro Nadal, situada en el término de Torrelavit. Según la documentación histórica, la Heredad Nadal ha pasado de padres a hijos, fiel a la tradición catalana del heredero. Nunca se ha dejado de cultivar la viña y elaborar vino. Ni siquiera durante la Guerra Civil (1936-39), cuando una parte de la finca fue expropiada para construir un campo de aviación.

Corpinnat y vinos blancos nobles

El origen de nuestro vino espumoso se remonta a finales de la Guerra Civil española (1936-39), cuando Ramón Nadal Giró recupera los viñedos que le fueron expropiados para hacer un campo de aviación y decide reorientar el negocio familiar (destilería de aguardiente) hacia la elaboración de vinos espumosos. Fruto de esta evolución, en 1943 ve la luz la primera botella de Nadal Brut.

A día de hoy, nuestras viñas cultivadas bajo las pautas de la viticultura ecológica siguen regalándonos el fruto de las variedades autóctonas del Penedès -Xarel·lo, Xarel·lo vermell, Parellada y Macabeu- con las que elaboramos vinos espumosos de larga crianza a partir de los rituales artesanales del mèthode champenoise. Desde 1998, con la tercera generación de la familia Nadal al frente de la bodega, nuestra gama de productos se amplía y se empiezan a comercializar los primeros vinos blancos secos de la finca con una decidida apuesta por la variedad Xarel.lo y con la aparición del primer vino blanco dulce de botrytis natural elaborado en España con la variedad macabeo.

Viticultura ecológica y sostenible

Desde la fundación de Nadal en 1943, la viticultura y los procesos de elaboración sostenibles han marcado el día a día de la finca. El uso de los recursos naturales con responsabilidad y respeto dan sentido a cada una de nuestras botellas.

En Nadal elaboramos nuestros vinos y espumosos Corpinnat a partir de uvas de producción ecológica, sin pesticidas ni fertilizantes artificiales. No regamos las cepas y trabajamos para adaptar los viñedos al cambio climático sin dejar de practicar una viticultura de secano. Damos prioridad a las prácticas manuales (la poda en verde, el aclarado de la uva o la vendimia). Intervenimos lo menos posible en el proceso de elaboración para respetar los aromas propios del fruto que nos da la tierra. Y reciclamos el vidrio, cartón, aguas de lavado y todos los subproductos que intervienen en el proceso de elaboración.

La primera cosecha con certificación ecológica del CCPAE (1) de Nadal es la de 2018, tres años después de iniciar el proceso de reconversión de la viña en toda la finca.

(1) Consell Català de Producció Agrària Ecològica.

No se han encontrado productos